domingo, 16 de diciembre de 2012

Adolfo Estopiñán 2012



   




 Son esculturas, vistas en conjunto, parecen ilustrar  un amplio catálogo de audaces movimientos  de la corporeidad  femenina  asociados  a ciertas  ideas y  vivencias  propias de tal condición. El amor,  la reflexión,  el juego y la sensualidad que despliegan en  formas  y actitudes   que aluden a la  ternura, al  maternidad,  al  equilibrio y al  reposo. Estopiñan   sabe captar  la energía vital  de la esencia  de  lo femenino y representarlo  a través de movimientos  dándole acabado de formas de perfil contemporáneo.     Dentro de las obras resalta “El Umbral”   por tener  dos temas en una  sola escultura: la efigie  tiene dos  maneras de  ser vista, por  un lado muestra  una vagina concibiendo a un bebe  y por el otro se cierra con su apariencia virginal.





 
      En la exposición se observa la inspiración recurrente del escultor ¡siempre inclinado a expresar su admiración  por el  parto   de nuestros aborígenes  venezolanos!     Dejándolo  plasmado  en varias de  sus obras como  “Las Indias Pariendo”.   De igual forma se expresa  la intención de   romper con las bases fijas  -experimentado en esta oportunidad con  una  figura colgante- a través de la obra “El Triunfo”  que refleja la libertad del movimiento.
   Piezas  existencialistas donde importa la  referencia en torno a la representación expresiva del esfuerzo. Se da en ellas la “Serenidad Clásica”  atribuido a las esculturas  bellas.  En sus formas talladas en sus movimientos pero sin correspondencia expresiva en sus rostros. Un ejemplo: “La Piedad” de Miguel Ángel y el “Discóbolo” de Mirón, donde –respectivamente- ni el dolor de la madre ante el hijo muerto,   ni el esfuerzo físico de lanzar el disco quedan reflejados en los rostros.






 Exposición "La moda expuesta desde el lente de Carmen Elena Behrens"





















 
CARMEN ELENA BEHRENS (1972)

Venezolana.



Carmen Elena Behrens, nace en Caracas, Venezuela, el 13 de Diciembre de 1972, desde pequeña sintió una inclinación y fascinación por el color, por su significado, por la mezcla y juego entre ellos, creció rodeada de una familia numerosa, es la segunda de seis hermanos, y esto la llevó a convivir en un ambiente de color y alegría.

El color siempre estuvo presente en su vida, como una forma de expresión, demostrando que con los colores se puede comunicar, sentir, llorar y hasta reir.

Estudió Diseño Gráfico, en el Instituto de Diseño de Caracas, graduándose en el año 1993. Se dedicó a desarrollarlo y eso la llevó a entender la figura en el espacio, la estructura, la composición y la importancia de cada color. Fue en el año 2001, que comenzó a interesarse por pintar lo que sentía en telas, descubriendo su pasión por lo que hacía, se vio envuelta en este fascinante mundo del arte. En el año 2005, fue maestra de Arte en el Instituto Andes, trabajando con niños.

Posee una energía, que es capturada en sus trazos, pareciese que el cuadro estuviese dentro de su cuerpo, ella es su propio pincel, su gran instrumento es ella misma. Cómo dijo la artista “Yo creo en la expresión, en el lenguaje por medio de mis colores, si me quitaran el habla, me quedarían mis colores para expresarme y poder hablar, mis manos obedecen a mis sentimientos”.

La artista piensa, que cada color tiene su propio significado, su propio abecedario, cada uno tiene una importancia única, le gusta transmitir y regalar alegría a sus espectadores.







Hola si te gustó el esrito puedes  hacer  una donación a la siguiente cuenta 

   Banco Banesco  

01340  94630  00051    04363    cuenta de ahorros  Ramón Torrealba   número  de cédula 13.899.182