viernes, 21 de octubre de 2011

El Arte de Braulio Salazar 2011












En las calles de Valencia hay  obras  expuestas de su hijo más insigne: el pintor Braulio Salazar. Caminando por el centro se hace más sencillo el recorrido  para admirar sus obras. Al frente de la Plaza Sucre se  ve un hermoso  mural de  baldosas con un hombre de rasgos indígenas y dos guacamayas: trío que  rinde honores a nuestra cultura originaria, al estilo de los muralistas mexicanos que   exaltan la  cultura azteca.



    Así, se  puede observar dentro de la Entidad Bancaria   ubicada en la calle Colombia un magnifico mural en el se representa la primera etapa de la “Venezuela la agraria”: una multitud de hombres recogen cacao; uno de los principales productos de exportación de  la etapa agrícola. En el centro del mural una mujer con rostro indígena, recoge   y guarda el fruto.   






  Una cuadra más arriba en la calle libertad en el Hotel Carabobo, allí,  en lobby descansan en  sus paredes dos enormes pinturas del maestro.  En ellas hay bailes  típicos venezolanos.  Las obras tienen grumos debido a la forma pictórica de  representar los relieves. Las imágenes son  parecidas a los murales aledaños  en cuanto a los rasgos indígenas.
    Al transitar la ciudad no dejan de maravillar las obras de Salazar  que perduran en el tiempo y que marcan la historia de la Valencianidad, como el mural  que está en la Cámara de Comercio de Valencia en el que se muestra “La industrialización: la segunda etapa de Venezuela”  que comienza con la llegada del petróleo.  La “diosa”  sujeta con la mano derecha una herramienta de trabajo, detrás se ve la pujante industrialización de la era moderna: la industria elevando vapores,  evocando a las refinerías petroleras y a  las embarcaciones,  imágenes que   contrastan con la parte primaria de la obra: La agrícola, en donde se aprecia a los hombres recogiendo cosechas de los frutos venezolanos.

VENDO TERRENO EN EL CENTRO DE ACARIGUA ANTIGUO CINE COLÓN LLAMAR AL 02418577956

TAMAÑO UNA CUADRA DE LARGO Y 25 METRO DE ANCHO

 La obra de  Braulio en Naguanagua

   Símbolos  de la valencianidad están en Naguanagua,  pincelados en el  mural   de la sede  de   un  diario. Allí, en esa pintura  se recoge la   remembranza de la época colonial de  Valencia: con la imagen del “Puente morillo” al lado su compañero inseparable el “río Cabriales”.      El motivo  no es la “mujer india”, sino una mujer  de rasgos  europeos  con falda: figura recurrente en sus últimas obras. Los colores  pasteles y  la mujer joven leyendo,   dan una atmósfera de paz y sosiego.





Vídeo  de  los Murales de Braulio Salazar


 En la segunda etapa del maestro,  la paleta se aclara  y profundiza los colores pasteles -¡los colores dejan de gritar!- técnica que utilizó  desde los noventa  hasta sus últimos días.  Como testigo y protagonista de la vida de la ciudad, Braulio Salazar afirma: “he tratado, en mi obra, de universalizar a mi ciudad, a Valencia. Primero con su río Cabriales y después con sus personajes y su paisaje que me es tan afecto y tan querido.”




 EL ganador de dos Premios Michelena: Funda    en 1945,  el primer Taller de Dibujo y Pintura Rotary Club de Valencia, que luego se convertiría en la “Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena” la cual estuvo bajo su dirección hasta el año 1970.    
 Salazar ¡es un hijo pródigo! siempre añoró el retorno a su casa: Valencia. Aún cuando vivió en países como Francia, España  y México donde estudio las diferentes técnicas muralistas, su musa creadora era la hija del Cabriales. Ese apego a Valencia,  trajo muchas recompensas como:   inmortalizar su nombre con sus trabajos muralistas repartidos como dosis de vida.  Y,  el bautizo  a  un ente cultural como: “La Galería Universitaria Braulio Salazar.http